CONCEPTOS BÁSICOS DEL DISEÑO HUMANO

 
   
CARACTERÍSTICAS MECÁNICAS Y PERFIL HUMANO  
   

Quiero enfocarme sobre la naturaleza mecánica de cualquier hexagrama, sobre su estructura y sobre los mecanismos procesados a través de sus seis líneas. Esta es una de las llaves mas extraordinarias para poder comenzar un proceso de análisis simple y sencillo. Una vez que averiguamos cuál es nuestro tipo y la estrategia vital que le corresponde, una de las cosas más importantes que descubrimos con nuestro diseño son los roles humanos que encarnamos a través de nuestro Perfil.

El Perfil es un elemento muy importante en la diferenciación de nuestra naturaleza individual. Existen dos aspectos básicos con los que siempre estamos tratamos en el análisis de nuestro diseño individual. De una parte están las características mecánicas, expresadas a través del Tipo y de la Definición que hay en nuestro diseño, y de otra está el rol humano que nos toca jugar en la vida, expresado a través de lo que conocemos como el Perfil.

Las características abarcan todos los aspectos contenidos en nuestro Cuerpo Gráfico del Rave, lo que incluye todos los centros que están sin definir y las estrategias del No-Ser que se derivan de ellos, la cualidad de las distintas definiciones que tenemos, la autoridad natural que hay en cada uno de nosotros y el tipo mecánico que expresa el conjunto de atributos humanos que somos.

En otras palabras, nuestras características señalan el funcionamiento mecánico correcto en nuestro proceso personal, para lo que es absolutamente necesario aplicar la estrategia vital de tu tipo correctamente, y honrar la autoridad natural de esa estrategia. Entonces, las características dejan de crear interferencias y resistencias en tu proceso personal, y pasan a ser la plataforma orgánica que te sostiene en tu tránsito por la vida.

Debido a que ignoran los mecanismos básicos, la mayoría de seres humanos acaban estancados en su lucha con las características, y la mentalidad de su No-Ser acaba absorbiéndolos por completo. El peso de los condicionamientos es lo que acaba por determinar su tediosa calidad de vida. La inconsciencia acerca del origen de esos condicionamientos aboca a los seres humanos a un sufrimiento vano y constante, a una vida plagada de confusión y a una absoluta falta de reconocimiento del valor inherente a nuestro verdadero ser.

El otro aspecto importante de nuestro diseño individual consiste en los roles humanos que integran la naturaleza mecánica de nuestro tipo con los procesos conscientes de nuestra personalidad, y eso es algo que se deriva de las claves de nuestro Perfil. Para poder descifrar la naturaleza humana de cualquier Perfil, es preciso disponer de un entendimiento básico de los valores mecánicos que hay en las seis líneas de cualquier hexagrama.

En términos mecánicos, el Perfil se deriva de la posición del eje Sol/Tierra en los dos cálculos en los que se basa cualquier diseño individual: el eje Sol/Tierra de Personalidad (Calculo Natal) y el eje Sol/Tierra de Diseño (Calculo Pre-natal). Debido a que siempre están en oposición exacta (180º) el uno con respecto al otro, el Sol y la Tierra siempre ocupan la misma línea dentro de dos hexagramas opuestos y complementarios dentro del mandala, formando el eje de la Personalidad y el eje inconsciente del Diseño de un ser humano.

 
   

Las líneas específicas activadas por los dos ejes del Sol y de la Tierra nos revelan el valor y los roles de nuestro Perfil humano. Si eres un recién llegado al Diseño Humano, deberás tomar nota de que el tuyo es uno entre los 12 perfiles distintos que existen - y que se repiten dentro de cada hexagrama en una secuencia fija - expresando un propósito humano distinto en función de los hexagramas que activan en cada persona.

La naturaleza de cada uno de esos 12 perfiles está basada en los valores mecánicos de los pares de líneas activadas por los ejes Sol/Tierra de Personalidad y de Diseño. Siempre leemos primero la línea de la Personalidad. De modo que, por ejemplo, comenzamos por el primer perfil diciendo que es un 1/3. Es decir, que el eje Sol/Tierra de Personalidad está en una primera línea, y el eje prenatal Sol /Tierra de Diseño está en una tercera línea. A eso lo llamamos un perfil 1/3.

En las dos primeras activaciones de cada una de las dos columnas de números que hay en la base de datos de tu diseño individual, el número pequeño (que varía del 1 al 6 en todas las posiciones) situado al lado del número del hexagrama (que varía del 1 al 64) te indica las líneas específicas activadas en tu perfil humano.

El valor de la función del perfil es tremendamente significativo en la vida de un ser humano, ya que sus claves nos sirven de sistema de señalización para evaluar el grado de corrección con el que venimos desempeñando nuestro papel en la vida. Pero para poder comprender su significado, y para poder reconocer cómo tu papel encaja con el de los demás, es preciso que tengas un entendimiento básico de la estructura mecánica de un hexagrama.

LA ESTRUCTURA DEL HEXAGRAMA

El hexagrama – hexa, del griego, significa seis – está compuesto de seis líneas. Esas líneas pueden ser sólidas (yang) o partidas (yin). Las seis líneas del hexagrama se leen siempre desde abajo hacia arriba, algo que deberás tener siempre en cuenta.

Es decir, que la primera línea de un hexagrama está siempre en la parte inferior de su estructura, por lo que representa sus cimientos y su base. Podemos deducir, a partir de ahí, que los valores mecánicos de todas las primeras líneas, independientemente del hexagrama del que se trate, actúan como cimientos y como base de la realidad de su hexagrama. La primera línea representa siempre los fundamentos sobre los que se construye el resto del hexagrama.

Con la ascensión hacia la segunda y hacia la tercera línea, llegamos a lo que se conoce como el tri-grama inferior. Eso es, el hexagrama dividido en dos partes iguales. Tenemos el tri-grama inferior, lo que abarca la primera, segunda y tercera línea. Y tenemos también el tri-grama superior, que abarca la cuarta, quinta y sexta línea. Es muy importante recordar esta división fundamental que opera dentro de todos los hexagramas, porque veremos que hay ciertas relaciones especiales de armonía natural entre las líneas del tri-grama inferior y las del tri-grama superior.

ARMONIAS ENTRE LAS LÍNEAS DEL HEXAGRAMA

 
Perfiles_musicales_1_1  
   
Estas relaciones naturales entre las líneas de los dos tri-gramas se llaman armonías. Por ejemplo, la primera línea del tri-grama inferior es también la primera línea de todo el hexagrama y representa su base. Imagina si quieres que el hexagrama es como una casa de dos plantas. Lo que ves en el tri-grama inferior es la planta baja de la casa, mientras que en el tri-grama superior estas viendo la planta superior del mismo edificio.

Ahora, piensa de nuevo en la primera línea del tri-grama inferior, que representa la base de la casa misma. Pero cuando quieras ir a la segunda planta de la casa, la segunda planta necesita disponer de su propia base. Así que hay una relación de armonía básica entre la primera línea, que es el suelo del primer nivel y la cuarta línea que es el suelo del segundo nivel. Entre la primera línea y la cuarta línea decimos que hay una relación de armonía natural.

El mismo tipo de relación armónica existe entre la segunda línea y la quinta línea. Es interesante saber que la segunda línea y la quinta línea son las líneas relacionadas con todos los temas relacionados con el fenómeno de las proyecciones. La segunda línea en la planta baja de la casa es donde todo el mundo puede mirar hacia dentro y proyectar sobre ti al ver cómo funcionas. La quinta línea está en la segunda planta y es para mirar hacia fuera y evaluar a los demás con la mayor objetividad posible.

Los dos tri-gramas se completan en la relación de armonía que hay entre la tercera línea, donde se completa el tri-grama inferior, y la sexta línea, donde se completa la estructura de todo el hexagrama. O sea, que siempre que miras un hexagrama, debes tener presente que lo que estás viendo responde a una estructura mecánica básica y fundamental, de la cual se derivan todos los valores de cada línea que necesitamos comprender.

Sin embargo, no es algo que requiera de una tremenda cantidad de estudio. Una de las ventajas del Diseño Humano reside en la naturaleza simple y mecánica de su lenguaje, lo que simplifica enormemente la labor de entender los conceptos básicos a través de unas claves mecánicas simples y fáciles de recordar.

Por ejemplo, cuando miramos la estructura del hexagrama durante el análisis de un diseño, decimos que la primera línea es la línea de la introspección. Es decir, que aquí estamos investigando la base del hexagrama, y que aquí, mas que en ninguna otra parte, experimentamos la imperiosa necesidad de mirar hacia dentro. Aquí encontramos la necesidad de estudiar a fondo la base de la propia realidad, y todo así seguido, aquí tenemos que buscar la base de nuestro propia seguridad en la vida. Todo lo relacionado con la base y con los cimientos de las cosas lo encontraremos en la naturaleza expresada por las primeras líneas de los 64 hexagramas.

 
   

LA PRIMERA LÍNEA

 
   
Veamos ahora la estructura del hexagrama. Cuando miramos la primera línea, debemos tener en cuenta que la primera línea representa siempre la base y los fundamentos del hexagrama. De ahí que todas las primeras líneas son esencialmente inseguras. Es decir, que si tienes un perfil de primera línea, o tienes alguna primera línea activada en cualquiera de los hexagramas que hay activados en tu diseño, sabes que ese es un aspecto de tu naturaleza en el que siempre puedes sentirte inseguro a menos que llegues a encontrar y a desarrollar la posibilidad de una base sólida.

El tema de la primera línea es la introspección. Es decir, estudiar, indagar en la naturaleza de las cosas, averiguando si hay algo o alguien que sea realmente sólido, o no. Esa es la naturaleza de la primera línea. De modo que cuando te encuentres con alguien que tiene una primera línea en su Perfil, por ejemplo, alguien con un Perfil 1/3, sabes que es alguien que tiene el eje Sol/Tierra de su personalidad en primeras líneas y su eje prenatal de Diseño en terceras líneas.

Al examinar la naturaleza de su personalidad – recuerda que la personalidad es quién creemos ser en un plano consciente – sabemos que se trata de alguien a quien, desde su personalidad, le interesa enormemente averiguar lo que hay en la base de todas las cosas, e investigar a fondo todo lo que le pueda aportar seguridad en su proceso. La personalidad de primera línea necesita sentirse cómoda y estable para poder ser productiva.

Lo más importante para cualquier persona con perfil de primera línea es saber que solamente están preparados para avanzar en su proceso en la medida en que disponen de una base sólida nacida de sus propias investigaciones.

 
   

LA SEGUNDA LÍNEA

 
   
La segunda línea del hexagrama es muy diferente a la primera. Es un binario, una polaridad, si quieres, con respecto a la primera línea. Donde la primera línea estudia y necesita encontrar una base, la segunda línea representa un don natural e innato. Es algo natural en el sentido de que hay ciertos dones inherentes en ella que pueden ser potenciados para que salgan a la luz. Este es uno de los aspectos más importantes a entender de todas las segundas líneas.

La mayoría de la gente que conoce el Diseño Humano asocia la segunda línea con la naturaleza de la timidez, que es el nombre de la segunda línea del hexagrama 59. Sin embargo, lo que debemos saber acerca de todas las segundas líneas es que básicamente quieren que se las deje vivir en paz, y lo único que realmente puede hacer que muestren otra actitud es el momento en que escuchan alguna llamada que pueda hacer aflorar sus propios dones innatos.

La clave de la segunda línea es que opera a través de la proyección, y la proyección consiste en que el mundo exterior está mirando hacia el interior de la planta baja de la casa, y siempre logran ver algo.

Decíamos antes que la estructura de un hexagrama puede ser vista como una casa de dos plantas. Es decir, la primera planta o planta baja, que está al nivel de la calle, y la segunda planta que está encima. Una de las cosas a reconocer si eres alguien con la segunda línea en tu perfil, es que eso equivale a moverte alrededor de tu propio espacio por la noche, con las luces encendidas y las ventanas abiertas, mientras una procesión de gente pasa al lado de tu ventana. Todos pueden mirar hacia dentro y verte.

Donde quiera que tengas una segunda línea en tu diseño, o si tienes segundas líneas como parte de la configuración de tu perfil, entonces las personas siempre están viendo en ti esos dones innatos a través de los que te proyectas en el mudo, y viendo ese potencial que hay en ti, siempre vienen a llamarte para que hagas uso de ellos. O sea, que cuando veas alguna segunda línea, reconoce que se trata de un don natural que está siempre esperando a recibir la llamada de otros, ya sea la llamada del amor, de una profesión o de un camino de espiritualidad.

 
   

LA TERCERA LÍNEA

 
   
En la tercera línea concluye el proceso del trí-grama inferior, pero más allá de eso, la tercera línea es el paso necesario para llegar a la transición hacia el tri-grama superior. De ahí, que tanto la tercera como la cuarta línea son inherentemente inestables. Es decir, hay en este binario un tremendo potencial para la mutación, particularmente en la tercera línea.

La tercera línea es una línea de intento y error. En el momento en el que ves una tercera línea en tu perfil o en tu diseño, debes reconocer que tu papel en esta vida - es decir, tu movimiento en esta vida - es un proceso de descubrimiento a través del intento y error. Eso significa que estás aquí para descubrir y descartar todas las cosas que no funcionan, y puedes acabar sintiéndote muy incómodo en tu piel si no comprendes esa capacidad que hay en ti.

La clave mecánica de la tercera línea es la adaptación. Es decir, la habilidad dentro de nosotros para afrontar las circunstancias que puedan surgir de cualquier situación nueva e inesperada. La tercera línea está dotada de una profunda capacidad para afrontar los fracasos y los errores. Debido a esta apertura, siempre aparecen cosas nuevas que chocan con la tercera línea.

Si tienes una tercera línea en tu perfil, las cosas pueden literalmente tropezar o chocar contigo, y hay una predisposición y una sintonía natural con todo lo que la vida tiene de accidental. Aquí tenemos una prueba clara de que la mayor dificultad para el desarrollo del espíritu humano es la forma en que evaluamos el proceso de la tercera línea en la vida. Al fin y al cabo, todos hemos aprendido que los errores se castigan.

La función de la tercera línea es la de descubrir las cosas que no funcionan y no se corresponden con lo que presuponemos de ellas. Está aquí para poner en evidencia los supuestos que no funcionan cuando intentamos llevarlos a la práctica. Muy frecuentemente, percibimos esas experiencias como si fueran un simple error o fracaso personal.

Cuando las personas de tercera línea comienzan correctamente una relación, aunque luego les toque descubrir que esa relación no es lo que pensaban, habrán descubierto y aprendido una tremenda cantidad de cosas durante ese proceso. Sin embargo, al propio sentimiento de culpa y de fracaso hay que añadir todos los dedos que desde fuera te señalan que has cometido un error, que hiciste algo incorrecto, etc, etc.

En la vida de alguien con una tercera línea en su Perfil todo gira en torno al entendimiento de que la vida es en sí misma un proceso de intento y error. La tercera línea debe saber que está aquí para descubrir y averiguar lo que realmente tiene probabilidades de llegar a funcionar, y que está aquí para denunciar ante todos las cosas que no funcionaron correctamente según constataron en su propia experiencia personal, porque ese es su mayor don.

 
   

LA CUARTA LÍNEA

 
   

Cuando ascendemos hacia el trigrama superior, pasamos del trigrama inferior - que vive completamente absorto en sí mismo y en su propio proceso personal - al trigrama superior, cuyas cualidades son mucho más transpersonales. La cuarta línea, por ejemplo, es una línea de hermandad/fraternidad. Se trata aquí de la capacidad de exteriorización, pero de la exteriorización dentro de un círculo local.

La cuarta línea es la línea del oportunismo. Ser un oportunista es algo natural para la cuarta línea. Todas sus oportunidades emergerán dentro de su propio círculo de relaciones personales. Cuantas más personas conoce, mayor es también el número de oportunidades con las que se encuentra la persona con un perfil de cuarta línea. No solo eso, sino que cuando realmente tiene algo que decir, la persona de cuarta línea tiene la capacidad de ejercer una profunda influencia sobre aquellos que la conocen.

Si tienes una cuarta línea en tu perfil, no deberías enamorarte jamás de un desconocido. Nunca deberías abandonar a un amante hasta que no tengas otro. Nunca deberías dejar un trabajo hasta no tener otro con el que reemplazarlo. La cuarta línea tiene que esperar siempre a que aparezca su oportunidad.

Pero el verdadero don de cualquier persona de cuarta línea reside en su capacidad para influir sobre aquellos a quienes conoce. Los peores resultados los cosecha la cuarta línea cuando intenta influir sobre desconocidos o mantener una relación personal con algún extraño.

La cuarta línea representa la base del trigrama superior. Es el suelo, si quieres; es la línea que está en armonía con la primera. Una de las funciones más importantes de la cuarta línea es la de establecer las bases de la interacción social con los demás. Donde las primeras tres líneas están basadas en la experiencia personal que tienen de sí mismas, el interés del trigrama superior es el de alcanzar a atravesar el canal y poder llegar hasta la otra persona que hay en el otro extremo. El trigrama superior vive, por definición, más pendiente de las demás personas que hay en su vida. Es decir, que el ser de cuarta línea no quiere estudiar ni investigar los fundamentos, ya que esa función corresponde a la primera línea. Lo que realmente quiere es exteriorizar su base para hacérsela llegar a los demás.

 
   

LA QUINTA LÍNEA

 
   
Cuando llegamos a la quinta línea, llegamos a la línea donde el fenómeno de las proyecciones se da del modo mas exaltado en el Diseño Humano, pero, sin embargo, al mismo tiempo, esta es la línea que mas sufre debido a ese fenómeno. Todos vivimos con las expectativas - y así lo proyectamos sobre las persona de quinta línea - de que serán capaces de alcanzar la culminación perfecta de un proceso. La cualidad de la quinta línea lleva inherente el principio de la Universalización.

Sin embargo, la dificultad en el trato con la quinta línea consiste en que se trata de las ventanas que hay en la planta alta de la casa; nadie tiene acceso fácil a ver lo que realmente hay ni lo que ocurre dentro de ellas. Solo puedes hacer especulaciones y proyectarte a ti mismo hacia el interior. Solo puedes intentar adivinar. Solo puedes suponer que es esto o es lo otro o lo de mas allá. Pero realmente nunca puedes saberlo con seguridad.

La quinta línea tiene la ventaja de que poder ejercer una influencia muy profunda sobre los demás, ya que hay en sus portadores una tremenda disposición psíquica a la posibilidad de poder aportar soluciones prácticas a las necesidades de los demás. No obstante, cuando no son capaces de hacerlo, o cuando su solución no está a la altura de lo que se espera de ellos, entonces la quinta línea es percibida como herética y es castigada por ello. El mayor castigo que recibe la quinta línea es el daño causado en su reputación.

La llave para poder realizarte siendo portador de la quinta línea en tu perfil - la llave para el manejo correcto de cualquier quinta línea que tengas en los hexagramas que tienes activados en tu diseño individual - consiste en abordarlo todo con sentido de la viabilidad práctica. En el momento que la quinta línea trata con la realidad de un modo práctico, ese es el momento en que pueden dar una respuesta satisfactoria a las proyecciones de otros. Y al satisfacer esas proyecciones, la quinta línea recibe también sus recompensas.

 
   

LA SEXTA LÍNEA

 
   
Finalmente, llegamos a la sexta línea. La sexta línea es, con diferencia, la más compleja de todas las líneas, particularmente en estos tiempos, porque es una línea que está sometida a la tremenda presión de traer una nueva mutación a este mundo. Vivimos en un mundo donde la nueva extensión de una vida humana (un promedio de 84 años de esperanza de vida en los países avanzados) divide nuestro proceso de maduración en tres etapas marcadamente distintas.

Este nuevo proceso de maduración en la vida lo estamos experimentando todos, pero nadie encarna tan profundamente ese nuevo principio como los seres humanos con un perfil de sexta línea. La vida de alguien con un perfil de sexta línea gira enteramente en torno a su capacidad de comprender que su papel en esta vida es el de madurar hasta convertirse en un modelo ejemplar para los demás. Esta línea marca un proceso de transición, y esa transición consiste en pasar del proceso subjetivo de ser el observador que es a su vez observado por otros, a simplemente ser correcto.

Con la emergencia de estos conocimientos, hoy en día tenemos la posibilidad de proporcionar a los seres de sexta línea un entendimiento básico de las mecánicas de su diseño, y con ello también de abrirnos a la posibilidad de un proceso enteramente nuevo para todos nosotros. Hay muchas cosas que cambiaron cuando en el año 1781 pasamos de ser individuos que funcionan con una matriz de siete centros a hacerlo con una matriz de nueve centros. Pero el cambio más importante y trascendente fue el que puso en marcha este nuevo proceso de maduración de las sextas líneas.

A partir de esa necesidad de mutar, el proceso de la sexta línea la llevará arranca con un periodo de experimentación a través del intento y error, un periodo cuya duración se extiende todo un ciclo de Saturno, que es de aproximadamente 28-29 años. Esa es la etapa de la vida de la sexta línea en la que tendrá acceso a una experiencia personal y directa en el mundo.

En el momento en que se cierra su ciclo de Saturno, la persona de sexta línea adopta una actitud más distante ante las cosas. El pesimismo de los primeros treinta años dará lugar a un nuevo optimismo, y dejará de ser alguien dispuesto a implicarse en todo para poder así mantener las distancias. Esa posición privilegiada que le permite mantener la distancia necesaria, le da también la capacidad de reconocer objetivamente lo que otros necesitan, y de saber convertirse, en ese sentido, en una fuente y en un guía para otros.

La sexta línea encarna desde siempre las cualidades naturales del liderazgo moral y de la fiabilidad. Pero en el momento en que cambió la configuración de nuestra matriz mecánica, cambió también la naturaleza esencial de la sexta línea, y se hizo imposible continuar con su vieja metodología de mantenerse cada vez mas distante, haciéndose simplemente cada vez más mayor y más frío, hasta alcanzar el desilusionado punto de la hipocresía.

Si realmente quieres entender la forma en que la sexta línea ha venido operando a lo largo de la mayor parte de la historia de la humanidad, lo único que tienes que hacer es leer con detenimiento la exaltación y el detrimento del texto de la sexta línea del hexagrama 10, y verás dos fases fundamentales de lo que significa vivir con un perfil de sexta línea en tu diseño.

En la nueva etapa evolutiva en la que nos encontramos, el proceso de maduración del ser de sexta línea alcanza un punto en el que no puede permitirse mantener su distanciamiento - al llegar el retorno de Quirón, entre los 50 y 51 años de edad – y debe abandonar su guarida segura sobre el tejado de la casa para volver a implicarse genuinamente en la naturaleza del mundo y poder ejercer como Modelo de Roles para los demás.

En otras palabras, el ser de sexta línea tiene que volver a participar de lleno en este mundo, pero ahora guiado por la sabiduría que le otorga su ya ganada objetividad. Ya no es simplemente alguien que hace de líder para otros diciéndoles lo que tienen que hacer, sino que se ha convertido en alguien que personifica, a través de sus propias acciones, el principio de la corrección con su propia vida y ejemplo.

De modo que si eres portador de sextas líneas en tu perfil, esto es algo muy importante para ti. En esa fase final, en esa etapa post-quironiana de nuestro proceso humano, los miembros de nuestra especie podemos encontrar el verdadero florecimiento de nuestra sabiduría. Es decir, que solo cuando la sexta línea alcanza ese punto de maduración en su proceso, entonces es cuando realmente puede comenzar - a través de la síntesis de su propio proceso de vida - a florecer viviendo conscientemente la mitología viva que encarna.

En todo el trabajo que vengo haciendo con la gente, siempre recuerdo a todos que en el momento en que son capaces de integrar y trascender las características mecánicas de su diseño, ese es el momento en que son también capaces de portar correctamente el ‘traje psicológico’ que su perfil representa y cumplir satisfactoriamente con su papel.

Ese es también el momento en que la mitología viva que eres se apodera de ti, llenando tu vida de un sentimiento de valor y de propósito individual. Obviamente, esto es algo que beneficia directamente a cualquiera que tenga contacto con una persona que ha alcanzado ese nivel de auto-realización, porque es capaz de transmitir una profunda apreciación de la belleza inherente en lo que significa existir en la forma, rendidos a las leyes y principios de la vida.

 
   

Transcripción Original: Ra Uru Hu
Traducción y Edición: Alokanand Diaz